Oración para la unción de los enfermos

Señor Dios nuestro, tú que has dado la fuerza de tu bendición al estudio de la salud de la criatura humana. Para que en nuestros días se emplease en la santificación de las almas y el servicio a los cuerpos de las criaturas.

Infunde en este óleo tu santificación, para que aleje la enfermedad de aquellos cuyos miembros sean ungidos.

Oración para la unción de los enfermos

Para que después de haber alejado las insidias de la potencia adversaria del mal y la enfermedad sea sustituida por la salud plena recibida en tu nombre y el de nuestro Señor Jesucristo.

Señor bendícele porque reina en él la oscuridad, pero en ti está la Luz eterna que proviene de lo alto.

Se siente solo, pero tú no le abandonas, siempre estás a su lado. Está desalentado, pero en ti está la ayuda y la fuerza que necesita.

Está intranquilo, pero en ti está la paz que reina siempre. La amargura lo domina, pero en ti está la paciencia como agua cristalina.

No comprende tus caminos, pero tú conoces la senda que realmente está llena de flores para él.

Dios Padre Todopoderoso, que la muerte y resurrección de tu hijo, traiga reconciliación para el mundo.

Derrama el Espíritu Santo para la remisión de nuestros pecados, que le sea permitido encontrar el perdón, para poder sentir la paz de Cristo en su interior.

¡Oh! Gran dador de vida, te pido que la salud regrese a este cuerpo enfermo, para poder continuar la misión que le ha sido encomendada.

Por la amada sangre de nuestro señor Jesucristo y tu infinita misericordia. Amén.

Importancia de la unción de los enfermos

El sacramento de la unción de los enfermos es un acto litúrgico que es realizado por diferentes comunidades religiosas cristiana. Que van desde la católica, anglicana y ortodoxa.

Este sacramento se le asigna a un enfermo que esté en peligro de muerte. Es decir, que se le concede al enfermo una especial gracia espiritual para darle fortaleza y preparar su camino antes nuestro Dios Todopoderoso.

La oración para la unción de los enfermos es una plegaria en la que actúa la presencia de Dios. Salvará al enfermo llenándolo de vitalidad para ponerlo de pie.

Esta oración de los enfermos se emplea cuando la persona está en peligro de muerte o una enfermedad ya avanzada. Con ella podemos asistir a cualquier enfermo para que el Espíritu Santo lo acompañe y le fortalezca en conformidad con Dios.

¿Cómo se debe realizar?

La oración para la unción de los enfermos podemos utilizarla dentro del rito del sacramento impartido por el sacerdote o en ausencia del mismo. Es decir, si dada las circunstancias el sacerdote no puede presentarse, como cristianos desde nuestra fe, podemos encomendar el alma de nuestro hermano enfermo.

El óleo para la unción es bendecido durante la misa Crismal el Jueves Santo y solo es del dominio del clérigo y los ministros. Por lo tanto, si vamos a realizar el rito, debemos tomar un poco de aceite perfumado y bendecirlo con la oración para la unción de los enfermos.

Así seguiremos la simbología del sacramento en ausencia del sacerdote. Solo podemos realizarlo es situaciones de extrema gravedad. Estar confesos y ser partícipes constantes de la eucaristía. De no ser así, se recomienda recitar solo la oración y omitir el rito.

Por otra parte, la unción de los enfermos es el único sacramento de la iglesia que puede impartirse las veces que sean necesarias. Es un regalo de Dios establecido por Cristo cuando estuvo entre nosotros.

Es la manifestación viva de la misericordia de Dios para la sanación física, pero sobre todo la espiritual.

Rito sacramental de la unción de los enfermos

  • En el nombre del Padre y del Hijo…

  • La paz del Señor este con vosotros.

R: Y con tu espíritu.

Sacramento de la penitencia.

  • Siempre ofendemos a Dios y necesitamos de su perdón; recordemos ahora nuestras faltas y manifestemos nuestro arrepentimiento.

(Una pausa de silencio)

Yo confieso ante Dios…

  • Señor tú que nos conseguiste la salvación por medio de tu sacrificio pascual, ten piedad de nosotros.

R: Señor ten piedad de nosotros.

  • Cristo, tú que sufriste en la cruz por nosotros, ten piedad de nosotros.

R: Cristo ten piedad de nosotros.

  • Señor, tu que eres nuestro consuelo y nuestra esperanza, ten piedad de nosotros.

R: Señor ten piedad de nosotros.

Ahora el sacerdote sugiere al enfermo hacer la confesión de sus pecados

Si no diera la absolución sacramental:

  • El Señor todopoderoso tenga misericordia de nosotros perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

R: Amén.



Última actualización:

Oración para la unción de los enfermos

Oración para la unción de los enfermos. Edición por Creemos.net. Original por Sonyachny. Envato.

Artículos relacionados

Deja un comentario