Santo Rosario – lunes y sábado (Misterios Gozosos)

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Índice

En esta guía rezaremos el Santo Rosario en sus Misterios Gozosos. Paso a paso. La guía más completa para rezarlo de principio a fin. Este Rosario debe rezarse el lunes y el sábado.

Misterios Gozosos

(Haz click en cada paso para ampliar el texto y ver el audio)

Misterios Gozosos (lunes y sábado)

Inicio del Santo Rosario (Misterios Gozosos)

Inicio del Santo Rosario

Para empezar el Rosario, en primer lugar hay que realizar el Signo de la Cruz.

1) Señal de la Santa Cruz

Por la señal de la Santa Cruz +

de nuestros enemigos +

líbranos, Señor, Dios nuestro +

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo +

Amén.

Continuamos con el Credo de los Apóstoles, y el Acto de Contrición (recomendado)

2) Credo de los Apóstoles

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.

Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso, y desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén.

3) Acto de Contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser vos quien sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno.

Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

Continuamos rezando el Padre Nuestro

4) Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

Continuamos rezando el Ave María

Primer Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

Segundo Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

Tercer Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

Gloria

Gloria al Padre,

y al Hijo,

y al Espíritu Santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre,

y por los siglos de los siglos.

Amén.

Misterios Gozosos – Primer Misterio: La Encarnación del Hijo de Dios

Primer misterio del Santo Rosario

Anunciamos el primer Misterio

La Encarnación del Hijo de Dios

«Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea,

llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José,

de la estirpe de David;

el nombre de la virgen era María» (Lc 1,26-27).

«La anunciación de Maria inaugura la plenitud de «los tiempos» (Gál 4,4),

es decir, el cumplimiento de las promesas y de los preparativos» (CIC, 484).

Ahora realizamos una breve pausa para la reflexión sobre el Misterio.

Proseguimos con un Padre Nuestro

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Continuamos con las 10 cuentas del Ave María correspondientes al primer misterio

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 1 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 2 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 3 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 4 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 5 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 6 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 7 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 8 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 9 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Encarnación del Hijo de Dios – 10 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Tras rezar los diez ave marías correspondientes a las diez cuentas, finalizaremos el misterio con un gloria y un jaculatoria.

Gloria

Gloria al Padre,

y al Hijo,

y al Espíritu Santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre,

y por los siglos de los siglos.

Amén.

Jaculatoria

Oh Jesús,

perdónanos nuestros pecados,

sálvanos del fuego del infierno y guía todas las almas al Cielo,

especialmente aquellas que necesitan más de tu misericordia.

Amén.

Misterios Gozosos – Segundo Misterio: La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel

Segundo misterio del Santo Rosario

Anunciamos el segundo Misterio

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel

«En aquellos días María se puso en camino y fue aprisa a la región montañosa,

a una ciudad de Judá;

entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Y sucedió que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María,

saltó de gozo el niño en su seno,

e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando a voz en grito,

dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno»» (Lc 1, 39-42)

«La «visitación» de María a Isabel se convirtió así en visita de Dios a su pueblo» (CIC, 717)

Ahora realizamos una breve pausa para la reflexión sobre el Misterio.

Proseguimos con un Padre Nuestro

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Continuamos con las 10 cuentas del Ave María correspondientes al segundo misterio

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 1 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 2 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 3 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 4 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 5 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 6 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 7 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 8 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 9 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La Visitación de nuestra Señora a su prima Isabel – 10 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Tras rezar los diez ave marías correspondientes a las diez cuentas, finalizaremos el misterio con un gloria y un jaculatoria.

Gloria

Gloria al Padre,

y al Hijo,

y al Espíritu Santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre,

y por los siglos de los siglos.

Amén.

Jaculatoria

Oh Jesús,

perdónanos nuestros pecados,

sálvanos del fuego del infierno y guía todas las almas al Cielo,

especialmente aquellas que necesitan más de tu misericordia.

Amén.

Misterios Gozosos – Tercer Misterio: El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén

Tercer misterio del Santo Rosario

Anunciamos el tercer Misterio

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén

«Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo.

Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo Cirino gobernador de Siria.

Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad.

Subió también José desde Galilea,

de la ciudad de Nazaret, a Judea,

a la ciudad de David,

que se llama Belén,

por ser él de la casa y familia de David,

para empadronarse con María,

su esposa, que estaba encinta.

Y sucedió que, mientras ellos estaban allí,

se le cumplieron los días del alumbramiento,

y dio a luz a su hijo primogénito,

le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre,

porque no tenían sitio en el alojamiento» (Lc 2,1-7).

«Jesús nació en la humildad de un establo,

de una familia pobre (cf. Lc 2, 6-7);

unos sencillos pastores son los primeros testigos del acontecimiento.

En esta pobreza se manifiesta la gloria del cielo» (CIC, 525).

Ahora realizamos una breve pausa para la reflexión sobre el Misterio.

Proseguimos con un Padre Nuestro

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Continuamos con las 10 cuentas del Ave María correspondientes al tercer misterio

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 1 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 2 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 3 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 4 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 5 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 6 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 7 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 8 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 9 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén – 10 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Tras rezar los diez ave marías correspondientes a las diez cuentas, finalizaremos el misterio con un gloria y un jaculatoria.

Gloria

Gloria al Padre,

y al Hijo,

y al Espíritu Santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre,

y por los siglos de los siglos.

Amén.

Jaculatoria

Oh Jesús,

perdónanos nuestros pecados,

sálvanos del fuego del infierno y guía todas las almas al Cielo,

especialmente aquellas que necesitan más de tu misericordia.

Amén.

Misterios Gozosos – Cuarto Misterio: La presentación de Jesús en el Templo

Segundo misterio del Santo Rosario

Anunciamos el cuarto Misterio

La presentación de Jesús en el Templo

«Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle,

se le dio el nombre de Jesús,

como lo había llamado el ángel antes de ser concebido en el seno.

Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés,

llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor,

como está escrito en la Ley del Señor:

Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones,

conforme a lo que se dice en la Ley del Señor» (Lc 2, 21-24).

«La circuncisión de Jesús,

al octavo día de su nacimiento,

es señal de su inserción en la descendencia de Abraham,

en el pueblo de la Alianza,

de su sometimiento a la Ley» (CIC, 527).

Ahora realizamos una breve pausa para la reflexión sobre el Misterio.

Proseguimos con un Padre Nuestro

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Continuamos con las 10 cuentas del Ave María correspondientes al cuarto misterio

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 1 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 2 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 3 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 4 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 5 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 6 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 7 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 8 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 9 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

La presentación de Jesús en el Templo – 10 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Tras rezar los diez ave marías correspondientes a las diez cuentas, finalizaremos el misterio con un gloria y un jaculatoria.

Gloria

Gloria al Padre,

y al Hijo,

y al Espíritu Santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre,

y por los siglos de los siglos.

Amén.

Jaculatoria

Oh Jesús,

perdónanos nuestros pecados,

sálvanos del fuego del infierno y guía todas las almas al Cielo,

especialmente aquellas que necesitan más de tu misericordia.

Amén.

Misterios Gozosos – Quinto Misterio: El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo

Segundo misterio del Santo Rosario

Anunciamos el quinto Misterio

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo

«Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua.

Cuando tuvo doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y,

al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén,

sin saberlo sus padres…

Y sucedió que al cabo de tres días,

le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros,

escuchándoles y preguntándoles;

todos los que le oían,

estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas» (Lc 2, 41-47)

«El hallazgo de Jesús en el Templo es el único suceso que rompe el silencio de los Evangelios sobre los años ocultos de Jesús.

Jesús deja entrever en ello el misterio de su consagración total a una misión derivada de su filiación divina:

«¿No sabíais que me debo a los asuntos de mi Padre?» » (CIC, 534).

Ahora realizamos una breve pausa para la reflexión sobre el Misterio.

Proseguimos con un Padre Nuestro

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Continuamos con las 10 cuentas del Ave María correspondientes al quinto misterio

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 1 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 2 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 3 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 4 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 5 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 6 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 7 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 8 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 9 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo – 10 Ave María

Dios te salve, María;

llena eres de gracia;

el Señor es contigo;

bendita Tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús.

Santa María, Madre de Dios,

ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Tras rezar los diez ave marías correspondientes a las diez cuentas, finalizaremos el misterio con un gloria y un jaculatoria.

Gloria

Gloria al Padre,

y al Hijo,

y al Espíritu Santo.

Como era en el principio,

ahora y siempre,

y por los siglos de los siglos.

Amén.

Jaculatoria

Oh Jesús,

perdónanos nuestros pecados,

sálvanos del fuego del infierno y guía todas las almas al Cielo,

especialmente aquellas que necesitan más de tu misericordia.

Amén.

Cuentas del Santo Rosario

Finalizaremos el Santo Rosario con una Salve a la Virgen.

Salve

Dios te salve,

Reina y Madre de Misericordia,

vida, dulzura y esperanza nuestra,

Dios te salve.

A ti Llamamos los desterrados hijos de Eva.

A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora, abogada nuestra,

vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos;

y después de este destierro muéstranos a Jesús,

fruto bendito de tu vientre.

Oh clemente, oh piadosa,

oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros,

Santa Madre de Dios.

Para que nos hagamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.

Amén.



Última actualización:

Misterios Gozosos (lunes y sábado)

Misterios Gozosos (lunes y sábado). Edición por Creemos.net. Original por bialasiewicz. Envato.

Carlos Martínez

Artículos relacionados